Buscador

Secretaría de Estado de Comercio Exterior

  1. Está en:
  2. COMERCIO
  3. Comercio Exterior
  4. Información Sectorial
  5. Servicios

Servicios

Importancia del comercio internacional de servicios

Contenido de la página

El sector servicios tiene una importancia clave para la economía española, en la que representa el 70% del PIB y el empleo, cifras similares a las de los demás países de la OCDE . Esta predominancia del sector se traslada lógicamente a nuestro sector exterior y es especialmente detectable en el caso de la inversión directa en el exterior. Es destacable la presencia de empresas españolas en el exterior, principalmente en Latinoamérica, en los servicios financieros, las telecomunicaciones o el turismo. En conjunto, en 2011 España fue el undécimo país inversor en el exterior, según datos de la UNCTAD , representando el sector servicios cerca del 60% del total de nuestras inversiones. El panorama es distinto en el caso de la exportación de servicios porque, por su naturaleza, los servicios se prestan menos que las mercancías a su compraventa internacional y también porque resulta más difícil contabilizar esa compraventa cuando se produce. Por eso, nuestra balanza de servicios con el exterior es aproximadamente un tercio de la de mercancías (la mitad en ingresos, gracias a los ingresos por turismo, y la cuarta parte en pagos). A pesar de ello, España ocupa el quinto lugar dentro de los países de la OCDE por volumen total de su comercio de servicios.

Balanza de Pagos de España (en millones de euros) 

  Mercancias Servicios
Año Ingresos Pagos
Ingresos
Totales
Pagos
Totales
Ingresos por
Turismo
Pagos por
Turismo
2009 163.996 206.171 88.215 62.712 38.125 12.086
2010 193.666 241.445 93.870 66.356 39.621 12.663
2011 222.635 262.336 101.999 68.002 43.026 12.422

Fuente: Banco de España

La situación es similar para la UE que, en su conjunto, es el mayor exportador mundial de servicios.

Por otra parte, está generalmente admitido el concepto de comercio internacional de servicios adoptado por la OMC para el GATS ( Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios) que es el acuerdo básico en la materia, y acepta cuatro modos de suministro internacional:

Modo 1- Suministro transfronterizo- vendedor y comprador permanecen en sus respectivos países mientras se presta el servicio. Ejemplo: Un usuario del país A recibe servicios del extranjero a través de su infraestructura de telecomunicaciones o de correos. Ese suministro puede incluir servicios de consultoría o informes sobre investigación de mercado, asesoramiento telemédico, capacitación a distancia o proyectos de arquitectura.

Modo 2- Consumo en el extranjero- el servicio se suministra con desplazamiento del comprador para recibir el servicio en el país del vendedor. Ejemplo: Nacionales del país A se han trasladado al extranjero (país B) en calidad de turistas, estudiantes o pacientes para recibir los servicios correspondientes  

Modo 3- Presencia comercial- Establecimiento permanente del vendedor en el país del comprador. Ejemplo: el servicio es suministrado en el país A por una filial, sucursal u oficina de representación, establecida en el territorio de dicho país, de una empresa de propiedad y control extranjeros (banco, grupo hotelero, constructora, etc.).
 
Modo 4- movimiento temporal de personas físicas- desplazamiento temporal de personas físicas desde el país del vendedor- Ejemplo: un extranjero suministra un servicio en el país A en calidad de proveedor independiente (por ejemplo, consultor, profesional sanitario) o de empleado de un proveedor de servicios (por ejemplo, consultoría, hospital, constructora).
 

Mientras las transacciones en los modos 1, 2 y 4, aunque con dificultades, están recogidas en las cifras de balanza de pagos que hemos comentado, el modo 3, por su naturaleza, en la mayoría de las transacciones no lo está. Para hacernos una idea más exacta de la importancia del comercio internacional en los servicios habría que computar las ventas realizadas en España por filiales y sucursales de empresas extranjeras y las realizadas en el exterior por filiales y sucursales de empresas españolas. Para aproximar dichas operaciones, el INE ha creado las estadísticas FATS (Foreign AffiliaTes in the Service Sector Statistics). Pero, aún sin cuantificar con exactitud, la simple consideración intuitiva de las ventas que en España realizan compañías como las de seguros, transporte, energía o informática y telecomunicaciones y las que realizan en Latinoamérica y Europa empresas españolas de banca, energía o telecomunicaciones, nos permite darnos cuenta de la gran importancia que tiene para nosotros el comercio internacional de servicios.

Desde un punto de vista cualitativo cabe apuntar que, siendo los servicios parte fundamental de la infraestructura en que se desenvuelven otros sectores e incluso inputs para ellos en muchos casos, cuanto mayor sea su nivel de intercambio con el resto del mundo, mayor será su nivel de competitividad y, por derivación, la de la economía en su conjunto. Y, aplicada desde el punto de vista de la cooperación al desarrollo, esta misma idea permite darse cuenta de que el comercio internacional de servicios puede desempeñar un papel fundamental en la mejora de las infraestructuras (pensemos en el transporte, las telecomunicaciones o los servicios financieros) que necesitan para su despegue económico los países en desarrollo.

Gobierno de España . Ministerio de Economía y Competitividad

P. de la Castellana 162, C.P. 28046 Madrid

Teléfono 902 218 600 | 91 495 95 54