Buscador

Secretaría de Estado de Comercio Exterior

  1. Hemen zaude:
  2. MERKATARITZA
  3. Kanpo merkataritza
  4. Merkataritza Politika
  5. Sarrera

Sarrera

Política comercial de la Unión Europea

Orriaren edukia

Aspectos generales del Tratado de Lisboa.

El Tratado de Lisboa entró en vigor el 1 de diciembre de 2009. El Tratado dota a la Unión Europea (UE) de instituciones modernas y perfecciona sus métodos de trabajo para poder afrontar con eficacia los desafíos del mundo de hoy. El Tratado de Lisboa refuerza la democracia en la UE y mejora su capacidad de defender día a día los intereses de sus ciudadanos.

Ell nuevo Tratado brinda a la Unión el marco y los instrumentos jurídicos necesarios para afrontar los retos del futuro y responder a las expectativas de los ciudadanos. El Parlamento Europeo y los Parlamentos nacionales tienen mayor protagonismo, hay más oportunidades para que los ciudadanos hagan oír su voz y es más fácil saber cómo se reparten las tareas entre la Unión y los países miembros. El Parlamento Europeo, directamente elegido por los ciudadanos de la Unión, asume nuevas competencias sobre legislación, presupuesto y firma de acuerdos internacionales por la UE.

Con el nuevo Tratado se pretende tener una Europa más eficaz, con métodos de trabajo y votación simplificados, instituciones modernas y adaptadas a la Unión de los veintisiete y más capacidades para actuar en los ámbitos prioritarios para la UE. Otro aspecto importante es mejorar la eficacia en la toma de decisiones y para ello, la aprobación por mayoría cualificada en el Consejo se amplía a más políticas, con el fin de agilizar las mismas. A partir de 2014 la mayoría cualificada obedecerá al principio de doble mayoría (mayoría de los Estados miembros y de la población), que refleja la doble legitimidad de la Unión. La doble mayoría se alcanzará cuando los votos favorables representen, como mínimo, el 55% de los Estados miembros y el 65% de la población.

Asimismo se persigue un marco institucional más estable y racionalizado: el Tratado de Lisboa crea el cargo de Presidente del Consejo Europeo, elegido por dos años y medio, vincula directamente la elección del Presidente de la Comisión a los resultados de las elecciones europeas, prevé nuevas disposiciones relativas a la futura composición del Parlamento Europeo e introduce normas más claras sobre las cooperaciones reforzadas y los aspectos financieros.

La figura del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad —que también es Vicepresidente de la Comisión— da mayor peso, coherencia y visibilidad a la actuación exterior de la UE. El nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior asiste al Alto Representante en el desempeño de sus funciones.

Implicaciones del Tratado de Lisboa en materia de política comercial

En materia de política comercial las implicaciones de la entrada en vigor del Tratado son importantes. Con el Tratado de Lisboa la política comercial pasa a ser uno de los pilares de la Acción Exterior de la Unión Europea (artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la UE, TFUE). La puesta en marcha de las principales novedades en esta materia está haciéndose a través de un proceso de negociación en el que participan el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo.

Las implicaciones más importantes en política comercial atañen a varias esferas.varias esferas:

  1. Nuevas competencia exclusivas comunitarias: El artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la UE incorpora expresamente una definición amplia de la política comercial, de manera que los servicios, los aspectos comerciales de la propiedad intelectual e industrial y las inversiones extranjeras directas pasan a ser competencia exclusiva de la Unión. La regla general para la adopción de decisiones por el Consejo pasa a ser la mayoría cualificada. La unanimidad se aplicará de forma excepcional.
  2. Inversiones directas extranjeras. A partir de la entrada en vigor del Tratado, la competencia en inversión extranjera directa ha pasado a ser comunitaria y la Comisión tiene la obligación de negociar también la protección de las inversiones extranjeras directas. Esto implica que, progresivamente, se producirá una sustitución de los acuerdos de promoción y protección recíproca de inversiones con terceros países (APPRI) de los EEMM por acuerdos de protección de inversiones de la Unión Europea.
  3. Nuevo papel del Parlamento Europeo mediante la codecisión a la hora de establecer el marco de aplicación de la política comercial. Este procedimiento coloca al Parlamento Europeo en pie de igualdad con el Consejo, que representa a los Estados miembros, para la mayor parte de la legislación de la UE. El procedimiento de codecisión es complejo y puede llegar a requerir varios meses de media o incluso más de un año si fuese necesario recurrir a la conciliación (tercera lectura).
  4. Comitología (procedimientos de delegación en la Comisión) derivada del Tratado de Lisboa. En estos momentos y en el ámbito de la política comercial, la mayor parte de las decisiones son ejecutadas por la Comisión vía Reglamento de Comitología mientras que otras son adoptadas directamente por el Consejo. A partir de ahora, el Tratado de Lisboa establece nuevos procedimientos para la adopción de medidas de ejecución, ya que desaparece la figura del Consejo en la toma de decisiones vía Comitología. Sólo cabría la intervención de esta institución en casos debidamente justificados y si previamente así se decide por el Parlamento europeo y el Consejo.
  5. Nuevo papel del Parlamento Europeo en las negociaciones comerciales internacionales. El ciclo de las negociaciones comerciales con terceros países, se estructura en varias etapas:
    • 1º.La Comisión propone un “mandato” de negociación y el Consejo lo aprueba mediante Decisión. Ni antes ni ahora, se reconoce papel alguno al Parlamento Europeo en esta etapa.
    • 2º. El Tratado de Lisboa establece la obligación de que el Parlamento Europeo sea informado de la marcha de las negociaciones. Ultimadas las negociaciones, la Comisión consulta con los Estados miembros su rúbrica, revisa los textos acordados y los rubrica con el país tercero.
    • 3º. La Comisión propone al Consejo la autorización para firmar el Acuerdo Comercial y, en su caso, su aplicación provisional antes de su entrada en vigor. El Tratado de Lisboa no menciona al Parlamento Europeo en esta etapa.
    • 4º. La Comisión propone concluir o celebrar definitivamente el acuerdo y el Consejo lo autorizará previa aprobación del Parlamento Europeo.

 

PARTICIPACIÓN INSTITUCIONAL ESPAÑOLA EN LA UNIÓN EUROPEA

El Consejo de Asuntos Generales y el Consejo de Asuntos Exteriores

Tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el antiguo Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores (CAGRE) se escinde en dos formaciones diferentes.
Una de ellas es el Consejo de Asuntos Generales (CAG), presidido por el Estado Miembro mediante el sistema semestral de rotación.

La segunda es el Consejo de Asuntos Exteriores (CAE), en el que se tratan los asuntos relacionados con la política comercial común. La Alta Representante preside este Consejo, pero cuando el CAE tiene formación de Comercio, puede ceder la Presidencia al Estado Miembro que ostente la presidencia semestral. La Alta Representante se apoya en el Servicio Europeo de Acción Exterior, compuesto por funcionarios de la Secretaría General del Consejo y de la Comisión, y por personal, en comisión de servicios, de los cuerpos diplomáticos nacionales.

En definitiva, el CAE es el órgano decisorio en materia de política comercial común, y en él participa la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, cuando se discuten asuntos comerciales.

El Comité de Representantes Permanentes (COREPER)

El COREPER está constituido por los representantes permanentes de los Estados Miembros. Se reúne semanalmente y su función es asistir al Consejo de la Unión, tratando los asuntos (propuestas y proyectos de actos presentados por la Comisión) que estén en el orden del día del mismo.

El COREPER ocupa un lugar central en el sistema de toma de decisiones comunitario, donde es a la vez un órgano de diálogo (entre los Representantes Permanentes y de cada uno de éllos con su capital) y de control político (orientación y supervisión de los trabajos de los grupos de expertos). Para facilitar las tareas que se le confían se divide en dos formaciones:

  • El COREPER I, compuesto por los Representantes Permanentes Adjuntos.
  • El COREPER II, formado por los Embajadores Representantes Permanentes. La calidad de los trabajos del COREPER es la garantía del buen funcionamiento del Consejo.

 

El Comité de Política Comercial y la representación española en el mismo.


El Comité de Política Comercial previsto en el artículo 207 del TFUE, se encarga de preparar las decisiones del Consejo y orientar y controlar a la Comisión en el ámbito de la política comercial. En él participan los representantes de los Estados Miembros y de la Comisión.

Aunque es un único órgano, presenta dos formaciones básicas, la de Titulares y la de Suplentes; pero existen también una serie de formaciones especializadas que funcionan como grupos de expertos, como las de Servicios y Textiles y Acero.

El Comité de Política Comercial Titulares define las líneas de acción y supervisa el trabajo de las distintas formaciones y grupos del Comité. Se reúne normalmente una vez al mes en Bruselas. El representante español es el Director General de Comercio e Inversiones de la Secretaría de Estado de Comercio Exterior.

La Representación Permanente de España ante la UE (REPER).


La Representación Permanente de España ante la UE (REPER) se encarga de defender la posición española en los foros comunitarios. Es también el canal a través del cual se cursan y reciben todas las comunicaciones oficiales de la Administración española con las instituciones de la Unión.

La REPER se creó en virtud del Decreto 260/1986, de 17 de Enero, y en élla están representados todos los Ministerios, a excepción del de Vivienda, con al menos un consejero encargado del seguimiento de los asuntos de su competencia. También están representadas las Comunidades Autónomas a través de su sección de “Asuntos Autonómicos”.

A la cabeza de la REPER se encuentra el Embajador Representante Permanente, máxima autoridad de la REPER y representante de España en el Comité de Representantes Permanentes, en su formación COREPER II.

Los asuntos comerciales son tratados por el Servicio Económico y Comercial de la REPER

La Consejería Económica y Comercial de la REPER

Otros Órganos españoles de Coordinación Aministrativa.

En el ámbito interno, la actuación administrativa corresponde a la Secretaría de Estado para la Unión Europea del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, que coordina todas las actuaciones que, en el marco de sus competencias, realicen las Administraciones públicas en la Unión Europea. A tal fin, a través de los cauces normativamente establecidos, mantiene las relaciones necesarias con los órganos y organismos competentes de la Administración General del Estado, y con las Administraciones autonómicas y locales. Igualmente, coordina las actuaciones que en el ámbito de la Unión Europea deban realizar, en el ejercicio de sus competencias, los demás órganos superiores y directivos del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.Conforme a lo establecido en el Real Decreto 260/1986, de 17 de enero, por el que se crea la representación permanente de España ante las Comunidades Europeas, el Secretario de Estado imparte instrucciones al Embajador Representante Permanente de España ante la Unión Europea.

La Comisión Interministerial para la Unión Europea (CIAUE).

La posición española en el Consejo de la Unión Europea se coordina en la Comisión Interministerial para Asuntos relacionados con la Unión Europea (CIAUE), que está presidida por el Secretario de Estado para la UE. La CIAUE se creó en virtud del Real Decreto 2367/96, de 18 de noviembre y vino a suceder a la Comisión Interministerial para Asuntos Económicos relacionados con las Comunidades Europeas, creada en 1985.

En caso de discrepancias en el seno de la Administración, que no puedan ser resueltas en la CIAUE, la cuestión es abordada en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos y, en caso necesario, en el Consejo de Ministros.

La Comisión Interministerial para las Negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (CIOMC).


La Comisión Interministerial para las Negociaciones en la Organización Mundial de Comercio (CIOMC), presidida por el Secretario de Estado de Comercio Exterior, tiene como finalidad coordinar los puntos de vista de los diferentes Ministerios implicados en los aspectos que se refieran a sus respectivas competencias para facilitar la elaboración de una posición española en las negociaciones que tengan lugar en la OMC, a través de la UE.

La Secretaría de la Comisión Consultiva de Negociaciones Comerciales Internacionales.

La Secretaría de la Comisión Consultiva de Negociaciones Comerciales Internacionales, adscrita a la Secretaría de Estado de Comercio Exterior, es un Organismo de carácter horizontal, de naturaleza consultiva, que facilita el intercambio de información entre los distintos agentes sociales, organizaciones representativas de intereses económicos, instituciones universitarias y organismos privados, incluidas las organizaciones no gubernamentales de desarrollo y los sindicatos más representativos, de cara a la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la definición, desarrollo y ejecución de la política comercial del Estado a través de los mecanismos establecidos, en particular, del Comité de Política Comercial. Se reúne una vez al semestre.

La Secretaría del Consejo Asesor de Comercio e Inversiones Exteriores.

El Consejo Asesor de Comercio e Inversioneses un órgano que asesora en materia de comercio exterior e inversiones exteriores a la Secretaría de Estado de Comercio Exterior como responsable de la política comercial exterior. Este órgano permite conocer los intereses de los operadores económicos españoles, y al mismo tiempo puede ser utilizado para trasladar la información relativa a cuestiones discutidas en el marco del comercio internacional, ámbito en el que la actuación de la Unión Europea es primordial.

Gobierno de España . Ministerio de Economía y Competitividad

P. de la Castellana 162, P.K. 28046 Madrid Espainia.

Telefonoa 902 218 600 | 91 495 95 54